Cambios a considerar de la figura de subcontratación

Como es de conocimiento general, el presidente López Obrador presentó una iniciativa para reformar la subcontratación (outsourcing) en México, el pasado 12 de noviembre de 2020.

La iniciativa pretendía iniciar sus efectos fiscales el 1 de enero de 2021 y los efectos laborales en aproximados 10 meses, una vez que fuera publicada, por lo que el 9 de diciembre de 2020 se obtuvo un acuerdo tripartita entre gobierno, sector obrero y sector empresarial, para posponer el inicio de vigencia de la iniciativa y discutirla a mayor profundidad. El acuerdo implica que la iniciativa se presentará de nueva cuenta ante el poder legislativo en febrero 2021 como iniciativa preferente, previendo que su discusión y aprobación tome entre 30 días y 60 días.

Por tanto, en el marco del diálogo constante que el Consejo Nacional index impulsa con las autoridades en beneficio de sus asociaciones y socios, la semana pasada se materializó una reunión con el titular de la Unidad de Trabajo Digno de la STPS para exponer las necesidades de nuestro sector respecto a la iniciativa presidencial de reforma a la subcontratación (outsourcing). 

Dentro del diálogo, se expusieron situaciones que resultan relevantes para el conocimiento de la membresía index, como las siguientes:

1. La reforma impactará tres temas de forma principal:

 i) se prohíbe la subcontratación de personal;

ii) solo se podrán subcontratar servicios y obras especializados;

iii) se reafirma que las agencias de colocación, no pueden ser los patrones del personal colocado, pero sí ayudar en la búsqueda de talento para las empresas.

En cuanto a los servicios especializados, se entienden como tales, aquellas actividades que no formen parte del objeto social ni actividad económica de la empresa contratante.  El diálogo con el sector empresarial ha avanzado para obtener que se reduzca el concepto de objeto social, lo que permitiría que más servicios puedan subcontratarse y no sean entendidos como “subcontratación de personal”. Las adiciones propuestas son las palabras “principal” al concepto de “objeto social” y la palabra “preponderante” al concepto de “actividad económica”.

Como ejemplo, el funcionario de la STPS dijo que, una panadería no podría contratar panaderos a través de la figura de subcontratación o si una empresa es dueña de la flota de camiones con los que transportan al personal no pueden subcontratar a los choferes.

2. Todas las empresas de servicios especializados se tendrán que registrar en un padrón nacional. El diálogo con el sector empresarial, ha avanzado para obtener que únicamente se requiera el registro, en lugar de una autorización, que era el contenido original de la iniciativa. Incluso, en caso de que la autoridad no respondiera la solicitud de registro, existe la posibilidad de que se materialice un registro “tácito”, pasado un lapso de aproximados 20 días, pendiente por definir.

3. Es altamente probable, que no exista mayor periodo de transición para los efectos fiscales; es decir, que, una vez aprobada por ambas Cámaras legislativas, se publique e inicien sus efectos en cuanto sea publicada en el Diario Oficial de la Federación, lo cual implicaría que las actividades de subcontratación de personal, tales como outsourcing o insourcing, se considerarán prohibidos. Por tanto, los efectos fiscales que implicaría es que no se podría acreditar el IVA ni deducir gastos para efectos de ISR de las operaciones respectivas. 

4. Por lo anterior, es necesario que las empresas revisen con prudencia y tiempo, lo siguiente:

a.    El objeto social propio y el del prestador.

b.    El contrato entre las partes (comedor, vigilancia, etc.)

c.     Los servicios que materialmente se prestan.

d.    La forma y concepto con los que el prestador compensa a sus empleados.

e.    Verificar las constancias de pago de salarios, impuestos y cuotas de seguridad social, pues la responsabilidad es solidaria.  

5. Adicionalmente se comentaron temas que aportan valor, tales como:

a.    Las holdings o empresas tenedoras de acciones, no están prohibidas de forma automática. Es necesario revisar su estructura.

b.    Los shared services, están permitidos siempre y cuando se doten de estructura, recursos y el personal necesario para que presten materialmente el servicio.

c.     Se ve extremadamente difícil que se permita por cualquier temporalidad, la subcontratación de personal, lo que deja fuera esta opción para picos de producción.  Dentro de las opciones discutidas con la autoridad, se contempló que se podría en cambio celebrar un contrato de servicios de manufactura con alguna empresa que pueda apoyar para esos picos, con estructura y personal propio, o bien la contratación directa del personal por la temporalidad requerida, lo cual deberá ajustarse estrictamente a los supuestos en los que la naturaleza de la contratación temporal se pueda justificar con claridad, conforme a la Ley Federal del Trabajo. Es razonable esperar, por tanto, que la autoridad revise con mayor detenimiento que la contratación temporal sea plenamente justificada.» 

Finalmente, el funcionario de la STPS pidió a index invitar a su membresía a prepararse dentro de los próximos tres meses para hacer las adecuaciones correspondientes para el cumplimiento de la Ley y estar listos, a más tardar el 15 de marzo, ya que las facturas por servicios de subcontratación dejarán de ser deducibles.

Este Comité Laboral continuará el diálogo con las autoridades y se mantendrá en contacto con la membresía a través de este medio.

Agradeceremos a las Asociaciones, hacer del conocimiento de la membresía el contenido de esta circular en carácter de urgente.